| Martes 27 de Julio de 2021 |
20/08/2010 | 16:01hs
INTERNACIONALES
EE.UU. retira tropas de Irak y temen un rebrote de violencia

Los últimos batallones de combate abandonaron ayer el país. Quedaron aún 50 mil soldados para capacitar a las fuerzas locales. Los iraquíes creen que sus militares no están listos para mantener la seguridad. La situación sigue allí complicada.

La última brigada “de combate” estadounidense abandonó ayer Irak, dejando atrás un país dividido, inestable, violento, en búsca de su propio destino, después de una guerra que no provocó, que ya lleva 7 años y cinco meses, y que está lejos de haber concluido. Los iraquíes están convencidos de que, tras el retiro estadounidense, habrá un rebrote de la violencia .

De hecho, más de 50.000 soldados de EE.UU. permanecerán en Irak para capacitar a las Fuerzas Armadas iraquíes. El objetivo es que los iraquíes estén en condiciones de asumir la defensa de todo el territorio nacional a fines del 2011. En ese momento, se producirá el retiro total de las fuerzas estadounidenses. Según The New York Times , un “pequeño ejército” de compañías privadas de seguridad reemplazará entonces a los soldados estadounidenses, entre otras cosas, en el adiestramiento de la policía y la protección de la embajada. Es decir, la presencia estadounidenses en Irak continuará.

Pero el control de estas operaciones pasará del Pentágono al Departamento de Estado.

“Los últimos elementos de la Brigada cruzaron la frontera alrededor de las seis de la mañana”, anunció ayer el teniente coronel Eric Bloom. El vocero del Departamento de Estado, PJ Crowley, calificó el hecho de “histórico”. Rápidamente agregó, sin embargo, que esto no supone el fin de la misión estadounidense en el país.

“Estamos terminando la guerra, pero no estamos terminando nuestro trabajo allí”, dijo Crowley, quien señaló que EE.UU. tiene un “compromiso a largo plazo” con Irak.

El retiro de la última brigada tuvo un perfil muy bajo no sólo por razones de seguridad sino porque la Casa Blanca quiso evitar que fuera percibido como una marcha de vencedores cuando en realidad está sucediendo todo lo contrario. El retiro de esta brigada sin que Estados Unidos haya logrado reconstruir lo que destruyó durante la ocupación ilustra bien lo que ha sido uno de los fiascos estratégicos más devastadores de la historia militar de Estados Unidos.

Con el argumento de que el gobierno de Saddam Hussein poseía armas de destrucción masiva que amenazaban la seguridad no sólo de EE.UU. sino del mundo entero, el ex presidente George Bush lanzó la “Operación Libertad iraquí” el 20 de enero de 2003. Estaba convencido de que, debido al carácter opresivo del régimen iraquí, la población se sublevaría en contra de Saddam y que la confrontación militar duraría cómo mucho un par de semanas.

La invasión de Irak alimentó el antiamericanismo incluso en países como la Argentina y ha sido aprovechada por grupos como Al Qaeda para reclutar miembros.

El miércoles por la noche, cuando la brigada comenzó a cruzar la frontera que divide Irak de Kuwait, todavía podía escucharse el eco del atentado suicida que el martes terminó con la vida de 61 personas e hirió a otras 130 mientras hacían cola para enrolarse en el ejército iraquí que debe de ahora en más encargarse de la seguridad.

“Nuestras fuerzas no están listas para proteger a la población”, señaló Muna Jasim Alí, una profesora de Basora, a la agencia AFP. “Los estadounidenses tendrían que haber esperado que el ejército y la policía iraquíes terminen su formación y sean una fuerza verdaderamente leal”, agregóAlí Jalaf, un ingeniero de 30 años de Bagdad.

La situación política iraquí sigue siendo muy complicada. Hace ya cinco meses que tuvieron lugar las elecciones en Irak, pero las distintas facciones aún no lograron realmente ponerse de acuerdo para establecer un gobierno de coalición que tenga consenso y sea viable.

Obama está cumpliendo su promesa electoral de terminar las misiones de combate en Irak. Nadie sabe sin embargo si el retiro de las tropas beneficiará al oficialismo en las elecciones legislativas de noviembre.

Los republicanos están aprovechando la ocasión para decir que muchos de los progresos registrados en Irak Obama los debe a su predecesor, George Bush, quien en 2007 ordenó el refuerzo de las tropas desplegadas en ese país. Más aún, la oposición insiste en que ese refuerzo fue tan exitoso que Obama decidió hacer lo mismo en Afganistán.

 

FM 101.7 "Estudios V.C."